Valletta: Il-Belt

Melanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsMelanie MartinsLandscape MaltaMelanie Martins

Después de un 1 mes en el Caribe, era tiempo de regresar a nuestra vieja Europa. Reconocida por sus templos pre-históricos, sus edificios de piedra caliza, Caballeros y una fuerte influencia católica, Malta fue mi primera parada.

Ubicada sólo a 45 minutos de Sicilia y a 2 horas del Cairo (Egipto), esta isla color miel fue considerada una de las más hermosas del mundo por DailyMail.co.uk (puede leer el post aquí).

Como el Correo en Línea dice “Malta mejora a la capital con una de las áreas históricas más concentradas en el mundo, y emocionantes lugares de buceo”.

Después de haber pasado 1 mes explorando las islas en el Caribe, y ahora brincar a otra pero esta vez en Europa, me di cuenta de cuanto amo este estilo lay-back o “tranquilo” presentado en las Islas Soleadas.

A diferencia de grandes ciudades cosmopolitas representadas por calles atestadas, personas estresadas, ruido y mucho tráfico, las islas soleadas no son sólo un escape de todo eso, ¡sino que también inspiran a las personas a ser más felices! Para mí, estas buenas vibras y energías no tienen precio.

Habiendo viajado a más de 40 países, admito que usualmente elijo islas soleadas en lugar de grandes capitales y ciudades. Y ahora, bueno… conozco mejor el Caribe que el Oeste de Europa (sí, nunca he visitado Bélgica, Luxemburgo, o los Países Bajos).

Una vez que llegamos, decidimos quedarnos en Valleta, la capital de Malta, y en uno de sus hoteles más icónicos: El Gran Excélsior – considerado por muchos, uno de los pioneros de 5 estrellas en la Isla.

Sin embargo, debo admitir, no recibí el mejor servicio esperado de un hotel de 5 estrellas. El personal en general no fue muy amigable y parecía muy estresado (tal vez sobrecargado de trabajo durante el verano), pero el concierge, Mr. Fiorini, fue un hombre muy amigable.

Herencia Caliza

 Tan pronto como desperté, era hora de vestirse y explorar este país con herencia caliza.

Desde el principio, Malta ha sido construida exclusivamente con piedra caliza, creando un extraordinariamente único paisaje miel-dorado a lo largo de la isla.

La piedra caliza ha sido usada para cada tipo de construcción, desde palacios e iglesias, hasta residencias, las cuales han sido predominantes a través del tiempo.
Incluso hay una atracción muy famosa llamada La Herencia Caliza, Parque y Jardines.
Sin duda, Malta es un país de piedra caliza y Valleta su testimonio más hermoso (bueno… junto con Mdina).

Qué Hacer, Comer, Comprar

Qué Hacer: En Valleta, la mejor forma es perderse, caminar, y admirar su increíble belleza y arquitectura única. Explorar los palacios, las catedrales (La Catedral de St. John es la más famosa, con 2 pinturas de Caravaggio), y jardines.

Qué Comer: Helado y sorbetes en Amorino. Para cafeterías icónicas, prueben caffe Cordina, Prego, o Charles Grech. Para probar la cocina Maltesa en Valletta vayan a Legligin Restaurant, el servicio fue muy amigable y realmente disfruté su menú de degustación. Otros restaurantes icónicos son Malata, The Harbour Club, Da Pippo, Guze o Caffe Jubliee. Prueben el vino maltés en Trabaxuxu.

Qué Comprar: Las artesanías y joyería de Malta tienen una tradición de reputación mundial, dice malta-guide.net. Otros suvenires muy tradicionales de Malta serían los anteojos, la alfarería, cestería y espartería, el encaje fino, las prendas de lana tejida y las miniaturas de autobuses malteses, o inspírense en CamilleriParisMode.

Si tiene otra recomendación o alguna pregunta, no olviden dejar un comentario 🙂

Les deseo lo mejor,

Melanie

Creditos

Autor: Melanie Martins

Fotografia: Diogo Novo

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *